El profesor que enseñaba a vivir

José-Luis-Sampedro-para-Jot-Down-3

Desde luego, lo más fácil era cogerle cariño… Un cariño que él llevaba cultivando años en petit comité y con las palabras llanas de andar por casa. Curiosamente, el genio y figura del profesor llegó casi sin esperar, al abordaje, salpicando los barcos y los siete mares y cuando la madurez pintaba de plata su bienpensante cabeza.

Hay adjetivos maltrechos y trillados que en este maestro de más de un metro noventa tomaban un cariz especial: la bondad, la libertad, la expresión, la duda, la humildad… Tenía mucho que decir: lo que era políticamente incorrecto; lo que era socialmente necesario. Al leer sus obras siento que lo que nos faltaron fueron días, quizás siglos, para entender aquello que, con sentido del humor, procuraba lanzarnos como destellos de luz: busca, medita, razona… y depués, cree. Llega hasta la conclusión de que lo menos valioso en esta vida es el dinero. “El bueno no gana dinero”, comentaba el sabio. Ciertamente no: el bueno vive y la felicidad reside en lo que surge a cada rato.

Descubre, piensa, ama… no necesariamente en ese orden. Por ley de vida, todo cambia, todo fluye y toda crisis pasa por abrirnos el camino hacia una (o varias) oportunidad. Aunque tapien las salidas y los muros sean altos, no se puede obviar que más allá, no muy lejos de donde estamos, brotan los ríos, y las praderas, y los amaneceres y el ocaso.

La Sonrisa Etrusca del genio no se queda aparcada… Hay decisiones que arrancan a las generaciones que pueden sentirse perdidas. Si la verdad nos quiere encontrar, ya lo decía el poeta, ven conmigo a buscarla. Y la verdad, la que nace de dentro y no se bombardea desde fuera, hace falta lustrarla, como a los zapatos viejos. Está ahí, siempre lo está, siempre lo estuvo; pero parece ser que no es bueno conocer su camino.  El miedo no es un arma; es un bozal.

Querido maestro, profesor, sabio y genio: ahora sé que la valentía pasa más por la sensibilidad, la ternura y el amor que por la fiabilidad de sentirme segura. Ahora sé que la rentabilidad y el desarrollo no son siempre lo mismo. Gracias por hacerme humana; gracias por hacerme ver que soy naturaleza.

(TIEMPO PARA REFLEXIÓN)

(···)

Y SI QUIERES DESCUBRIR MÁS…

Vivimos a medio gas

La libertad es como una cometa

A usted no le había visto nunca

10 en técnica, 0 en Humanismo

Observar las cosas desde el punto de vista verdadero

El credo personal de JLS

3 Respuestas a “El profesor que enseñaba a vivir

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s