Empatízame, quédate conmigo…

IMG_2207Ojito, que al título de este post le debéis poner esta melodía. Realmente, la raíz de la entrada de hoy viene de parte de mi número de la suerte:  13 (mi perra). De un tiempo a esta parte, ha modificado algo su conducta: ha generado unos miedos que la estaban volviendo  más agresiva con otros perros. Decidimos ponernos en contacto con un experto de psicología y adiestramiento canino y nos puso el dedo en la llaga: tenemos que meternos en su cabecita (muy hermosa, por cierto) e intentar pensar como ella. Esto nos ha abierto un abanico de grandes posibilidades, porque bien es cierto que hay algunos comportamientos que, con buena intención eso sí, malintepretamos. Esta conexión que ha surgido casi por arte de magia, nos está ayudando a disfrutarla mucho más…

Hablemos hoy, por tanto, de la EMPATÍA. Técnicamente, podríamos definirla como:

Del vocablo griego antiguo εμπαθεια, formado εν, ‘en el formato de’, y πάθoς, ‘sufrimiento, lo que se sufre’; llamada también inteligencia interpersonal en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.

Uf, duro, ¿verdad? Así no hay quien se entienda y, sin embargo, es uno de los términos que más se usa a la hora de entendernos entre nosotros. Se supone que hay que ponerse en el lugar del otro, pero, ¿cómo se consigue? Lo primero, desde luego, que tienes que hacer es salirte de tu propio calzado. Y, a continuación, ponerte los zapatos del otro. Eso sí, después tienes que volver a calzarte los tuyos, ya que si no corres el riesgo de arrastrar preocupaciones, pensamientos o problemas que, realmente, no son tuyos.

“Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista.” Mahatma Gandhi.

Sigues perdidísm@, ¿no? Bueno… Quizás te puedan servir como base estos 5 hábitos que habitualmente tienen las personas más empáticas y efectivas que Rodrigo Jarpa, psicólogo especialista en terapia sexual y de pareja, dejó por escrito hace unos meses. Puede que algunas te resulten más llamativas que otras. Incluso, las hay que te choquen. Poco a poco, y a tu ritmo, puedes conseguir grandes logros.

empatia

Gregorio Delgado, experto en identificar las estrategias de marketing más interesantes, te explica cómo puedes emplear también la empatía en tu negocio y con tus clientes. Al mismo tiempo, te explica cómo se puede entrenar y nos introduce en el término “neuronas espejo”.

Leía, también, en una página de coaching que: “Investigaciones demuestran que nuestro cerebro tiene un mecanismo, que hace que cuando vemos que alguien se halla en apuros, nosotros sentimos emociones parecidas. Viene a ser los sentimientos compasivos. Esto dice que tendemos a la bondad, puesto que son reacciones automáticas y no pensadas. Si alguien delante de nosotros tropieza y cae inmediatamente acudimos a socorrerla. También es cierto que la vida moderna va en contra de eso y nos relacionamos a distancia, lo que implica no experimentar la inmediatez del contagio emocional directo, se reduce a la mera simpatía y no llegamos a experimentar sus sentimientos, debilitando así el natural impulso altruista.

Esto último me ratifica en que eso de “Homo homini lupus” es una frase que viene cargada de falta de amor (sobre todo a uno mismo) y que no garantiza el éxito, sino la ambición. Y supongo que estamos dándonos cuenta que esto último nos deja en la bancarrota, y no sólo emocional. Por tanto, ¡¡empatízame!!

INTERESANTÍSIMA ENTREVISTA A JON SISTIAGA

empatía-clinica-barrachina

4 Respuestas a “Empatízame, quédate conmigo…

  1. Pingback: Hoy, ahora, siempre: párate | Un Buen Día Lo Tiene Cualquiera·

  2. La verdad es que, si todo el mundo fuera un pelín más empático, creo que las cosas irían bastante mejor en todos los sentidos…
    Gran post! ;D
    PD. 13 mola! Seguro que se lleva genial con Bartolo, él es bastante empático (no es coña) y nunca se pone a la gresca con los demás perritos…

    Me gusta

  3. Cuánto me alegro de una serie de cosas: de que empatices, de que hables abiertamente con tu marido, de que te calces y descalces, y, claro, ¡¡de que te guste 13!! 🙂

    Me gusta

  4. Me encanta estra una publicación que has puesto hoy…..Sin ir más lejos ayer hablaba con migo marido sobre la falta de empatia que tiene un buen amigo suyo…
    Yo por defecto creo que estoy en el otro extremo….Vamos que como bien dices” Tengo que volver a calzarme mis zapatos” Y aveces termino haciendo mio los problemas de otr@ persona. …
    Creo ciertamente que este mundo estaría mucho mejor si tod@s nos pusiéramos de vez en cuando los zapatos de otra persona.
    PD: Que graciosa 13:-)

    Me gusta

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s