No recibo nada

Estamos mal acostumbrados. Y estamos “malacostumbrado” a los que nos siguen… Nos hemos apoderado de la necesidad de ser recompensados. Beneficios… mal calculados. En tanto que buscamos el prestigio, el ego, el estatus y los caminos que lleven a Jauja. Tenemos tanto donde elegir, que las necesidades se llegan a solapar. Y si algo se solapa es que la saturación ha aparecido en tu vida, amig@…

Enfados, mal humor y críticas no constructivas. El empeño en recibir por algo que hacemos está tan desarrollado (suelo llamarle los “porquesí”), que cuando las expectativas (que nos hemos creado solitos) no se cumplen tiramos fielmente de la pataleta. “No recibo nada”, nos dice la cotorra de nuestra parlanchina mente.

Pero… ¿y dar sin recibir absolutamente nada? ¿Cuánto hace que no pones un tipo de interés a cada cosa que haces? Cambiemos la frase: sé un tipo que pone interés a lo que hace. Con este pequeño giro en la actitud puedes conseguir resultados tan maravillosos como los que vas a ver condensados en los cuatro minutos y medio que dura este vídeo.

4 Respuestas a “No recibo nada

  1. Ten en cuenta que la primera persona a quien tienes que dar ese apoyo, ese amor, ese cariño… es a ti misma. Si tú no te cuidas y te respetas en este sentido, ¿cómo esperas que lo hagan los demás? Quiérete sin contemplaciones, desinteresadamente. Ama tus virtudes , pero también tus defectos. 🙂 Potencia lo bueno que hay en ti (que es mucho), tus dones y verás cómo empieza a cambiar todo. Siempre merece la pena dar, pero hay que saber qué queremos dar: puede ser nuestro tiempo, nuestro dinero, nuestros consejos, nuestro apoyo. Pero también puede ser distanciamiento porque te des cuenta que el apego puede hacer daño a una relación. Hay que saber coger y dar, pero también soltar… Tenemos que tener la suficiente empatía como para saber que no todas las personas quieren ser ayudadas, que, en cierto modo, no quieren salir de lo que se conoce comúnmente de su “zona de confort”. Eso no tiene que desanimarnos, sino todo lo contrario. Quizás, cuando menos lo sepas, una frase tuya, un gesto, puede servir de ejemplo y puede hacer que ese giro de 180º lo de alguna otra persona a tu alrededor, sea conocida y de tu entorno o, como muestra el video, alguien a quien simplemente rozas el alma con tu gesto. Besos Mrs. Potatos

    Me gusta

  2. Sabes….yo era de las que siempre estaba a todo lo que necesitarán los demás (familia, amigos, compañer@s…. y como no a mi otra mitad) todo por que si, por que me salía.
    Pero un día ocurrió algo, y mi vida giro de repente 180 grados.
    Tras eso….Para intentar mejorar ciertas cosas de mi misma…..Acudí 4 meses a una personal Coach.
    Un tema a solucionar era ese mismo. ….El que siempre he dado ….por el simple hecho de ayudar; Hasta que llegó el día que yo necesito de ayuda(No de tipo economía….Sino de escuchar, apoyar…) que pasa????? Que todo el mundo desaparece.
    Esto es algo que me dolió bastante y de hay el tratarlo los meses que acudí a la coach.
    Como bien me dijo ella: No puedes esperar que te den a ti todo lo que ti das a los demás.Por que eso nunca va a pasar.
    Pero como saber distinguir cuando sólo se acercan a ti por el interés????? Difícil de detectar no?
    Así que he aprendido a solo dar cuendo yo quiero, cuando me merece la pena, cuando se que no recibo nada….pero tambiense que no me voy a sentir utilizada.

    Me gusta

  3. Hola Darío. Tu actitud ante la vida es un toque de color ante lo que nos rodea. Es generoso por tu parte intentar ayudar y ofrecer lo que está en tu mano. Sigue por ese camino. 🙂 Sin embargo, ten en cuenta que habrá personas que no deseen esa ayuda. No son egoístas, simplemente consideran que no la necesitan por los motivos que ellos piensen. No podemos obligar a nadie a actuar como a nosotros nos gustaría o a ser como nosotros quisiéramos. Simplemente, cada uno tiene su camino y lo hace lo mejor que sabe. Hay que respetar eso y asumir que, aunque nos cueste o nos duela, no estamos todos en el mismo nivel. Quizás sí en la misma dirección, pero cada uno a su paso y a su ritmo. Una vez que se entiende eso, no hará falta que esperes nada de la otra persona. Ofrecerás y darás por el mero hecho de hacerlo, porque te sentirás bien y porque ese será para ti tu premio. Si nos creamos expectativas,éstas pueden no cumplirse, y precisamente eso es lo que nos puede hacer daño. Por tanto: ¡¡Be water my friend!! Y disfruta de las pequeñas cositas de la vida.

    Me gusta

  4. Vi el vídeo hace tiempo. Como este existen otros por la red que hablan de lo mismo. Me considero persona que ayuda desinteresadamente y me gusta, me llena. Quizá a veces peco en exceso y me encuentro con desprecios por aquello del “yo puedo solo. No soy inútil”. Y te sientes mal ante el rechazo pero no desistes en la ayuda. Alguien habrá que te devuelva un “gracias” con una sonrisa, sin que se comporte como un egoísta.

    Me gusta

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s