Una vela…

Sólo una vela…

Para parir al rumbo que transita (entre) memoria.

Para poner luz a criterios que aparcan las olas.

Para calmar las mentes rampantes, mutando las horas que vuelven jamás.

 

Sólo una vela…

Para buscar los refugios (de) corales.

Para frenar los impulsos (de) cobardes.

Para saltar las piezas de este mecanismo insano, trazando las líneas de un nuevo compás.

 

Sólo una vela…

Para domesticar las almas hambrientas de humo.

Para lanzar las ideas, dando cuerda al mundo.

Para sostener el volcán que ruge, testando las grietas de quien viene detrás.

 

Sólo una vela. Una sola…

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s