El instante.

Hoy… Ahora. Este instante.

¿Qué significará para ti?, pienso. ¿Cuánto verán tus ojos en este preci(o)so momento? ¿Qué imaginarás cuando dejas ausentes los segundos? ¿Cómo latirá tu corazón: desbocado o con pausas? ¿A quién será lo último que recitas cada noche? ¿Con qué sueñas? ¿A dónde vas cuando dices que te vas?

Hoy… ¿Será como ayer? ¿Pisarás los mismos adoquines o crearás un nuevo camino? ¿A qué ritmo irán tus versos? Porque, te recitas versos, ¿verdad? Me extrañaría que no lo hicieras…

Hay una especie de chispa que está revoloteando frente a mi. Se la ve curiosa y quiere tentarme a algo. No sé muy bien a qué. O mejor: a dónde. Puede que me deje llevar. Hoy, ahora, en este instante… Es un momento comprometido. ¿No lo imaginas? ¿Acaso justo mientras escribo estas letras no podría estar pasando algo (más) maravilloso? ¿Acaso no pudiera ser que lo que lees sea aquello que me hayas dictado previamente? Quizás ayer… Quizás mañana. El tiempo no importa. El tiempo es una falacia…

La chispa baila entusiasmada frente a mi… Es una danza inquietante. Creo haberla visto antes… de algún modo. Ahora todo parece posible. También lo parecía días atrás. ¡Y días adelante! Sólo que este instante se me hace infinito. Infinitamente joven; infinitamente sabio; infinitamente cercano, lejano y arcano. Me río de mi misma al sorprenderme de puntillas buscando dónde puede estar el foco de la luz que proyecta esta chispa juguetona.

Entonces, ¿qué decías? ¿En qué pensabas? Ha sido sólo un destello. ¡Pero ha sido ahora! Sí… justo en este instante lo percibí. Pero se fue tan rápido… ¿Tú también juegas? ¿Juegas con ella? Quizás eres ella misma… ¿Lo eres? Y entonces, ¡¡bailas porque eres feliz!! Porque, lo eres ¿verdad? Me extrañaría que no lo fueras…

Hoy… Ahora. Este instante. Sólo dispongo de eso: de mi instante. Un instante que es el tuyo. Un instante que se demora a veces…  El que me sacude desde las solapas. El mismo desde el que me podría llegar a tirar en marcha. El instante saltimbanqui que desmenuza el puzzle. Ese ahora ya… no es. Es otro. Así que, ¿me reinvento? ¿Qué soy en este momento que no lo fuera antes de formular este misma pregunta? Quizás más viejo. O quizás no.

Hoy… Ahora. Este instante. Me cuestiono la probabilidad. Porque lo eres, ¿verdad? Me extrañaría… que en el momento de pensarte, no te hubieras esfumado por la misma rendija que te vio aparecer.

 

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s