35 lunes más tarde

tatuaje infinito 7

 

Esta mañana he abierto un sólo ojo, con pereza… Me ha obligado uno de los tentáculos de Lorenzo, que ha trepado hasta mi almohada más temprano que de costumbre. El reloj me ha dado los buenos días con una sonrisa socarrona. Parece que hoy es más tarde. 35 más tarde.

 

35 para crear versos, tontear besos y curarme las llagas, esas que escuecen todavía. Puede que (ya te contaré al borde de los 36) los más llenos de vida. Vida infinitesimal, le llamo. De hecho, desde este preciso instante, me doy licencia para postear con titulares los meses en blanco que tengo aún de estreno…

 

Los 35 que barruntan un extra de “llámalo-como-quieras” que  ¡¡hacen saltar todo por los aires!! Los que escribirán algunas letras en una servilleta en un encuentro en un bar.  Premisas gabachas con salidas para todo dispuestas a alejarme del punto final.

 

35 que se vienen a ventilar el nuevo tablero de ajedrez.  Los quiebros de muñeca, más andaluza que nunca, lanzan las piezas por toda la sala… Una nueva partida para enrocarme si quiero con un caballo o un alfil, (¡para eso soy la reina!). O colgarme de cuando en cuando en trinchera, palpando la adrenalina de los peones de primera fila.

 

35 despertando para soñar. ¡Ay!, lástima que no hayan bastado, que no hayan sido suficientes los lunes pasados para despachar a matadores de cosmos y personas-bozal. Sí, esas mismas personas que retuercen las palabras como cuchillas afiladas cortando el pan de cada día… Lo bueno, lo fácil, lo gracioso y lo natural es que la partida es un juego sin reglas, por lo que brinco, me los salto, y en una oferta exprés en Jauja, les compro unos grillos que aplaquen sus noches: ¡cuélense en Morfeo y déjenme en paz! ¡Y ríanse de su sombra, si es que alguna vez proyectaron algo de luz…!

 

Sí… Es bonito soñar…

 

Sueño en 35 y lo hago despierta. Despierta a las nuevas rutas de los mapas. Despierta a las nanas latentes que cantaré quién sabe en qué oídos y quién sabe a qué horas… “Tarzana” de lianas que sueltan relaciones sin fondo. Felicidad del-in-cuente, quizás. Pero ya sin fango en los pies, dispuesta a trepar por las ramas de los árboles más frondosos de espasmo que hayas visto jamás.

 

35 compuertas batientes en mi presa que se abren trazando líneas maestras, las mismas líneas que delimité antes de formar yo misma parte de estos ríos y que, con suerte, he podido recordar… Sí… Bajaré con fuerza…

Y bajaré

despierta a lo efímero, a lo que se sostiene;

despierta al fin y al cabo a lo que tenga que despertar también a mi lado.

 

 

 

 

 

2 Respuestas a “35 lunes más tarde

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s