n+1

“Te caerás ‘n’ veces, pero te levantarás una más (+1),

lo que te ayudará a transformarte positivamente”.

(Pilar Jericó)

n+1 d

Lo he dicho en más de una ocasión: me gusta observar a la gente. Tengo la creencia de que si lo hiciéramos con un extra de visión periférica, caeríamos del guindo de una forma tan estrepitosa que nos dejaría valorar a la legión de héroes y heroínas que tenemos muy cerca.

Estamos en una época de crisis. Y la hemos creado nosotros mismos. Formamos parte de un sistema meticuloso a la hora de evitar el desarrollo de nuestra creatividad y muy torpe para enseñarnos a fluir con coherencia. Nos dejamos llevar tan fácilmente por el vaivén de la cuerda floja, que cuando ésta se rompe y descubrimos con terror que no existe una red debajo, el pánico nos succiona el ombligo… y se va calando, poco a poco, hasta petrificar nuestro potencial.

Y (¡ay, señor!) sin potencial ya somos carne de cañón para los que se creen con derecho a mover los hilos de nuestras decisiones y nos llevan sibilinamente frente a un muro donde podamos golpearnos machaconamente cada vez que queramos dar un paso.

Hace ya un tiempo que leo y releo el legado que dejó Carl G. Jung. Para él, el HÉROE es un arquetipo universal, que pulula por ahí, en lo más profundo de nuestra psique y nuestra alma, dispuesto a que lo saques a relucir con tus andares. Por tanto, nosotros mismos y la idea parcial de lo que creemos que somos generamos un retroceso o una involución de nuestras capacidades.

Volvemos a lo mismo. Estamos en una época de crisis. Desgraciadamente, tenemos la mala costumbre de aliar este sustantivo con sentimientos negativos de angustia, pesadumbre, depresión y hasta ira. Pero te contaré un secreto: debido a nuestra simpleza de mirarlo todo desde la dualidad (blanco-negro, bonito-feo) encontramos la respuesta. Sólo embebido en ese agujero mustio y denso puedes mirar hacia arriba y detectar la luz que se cuela desde algún resquicio. Sólo desde la más absoluta oscuridad uno puede apreciar la grandeza de lo luminoso. Y gracias a esto, podemos empezar a colocar algún tipo de puente de luz hasta ese otro lugar donde nos sentiremos más seguros y más cálidos.

Los HÉROES y HEROÍNAS a las que observo tienen también días malos. Las nubes de algodón no les alcanzan tan a menudo como quisieran y tienen que codearse con las envidias y las palabras hirientes de terceros. Algunos son grandes gurús; otros regentan empresas; algunos plasman sus ideas y les dan forma en libros que podrán (o no) llegar a ser best sellers. Sin embargo, la mayoría viven en apartamentos de ciudades con sus familias, sus trabajos y sus amigos. Son como tú y como yo. Pero tienen algo que les envuelve: una especie de halo alcalino que les pone las pilas del éxito a punto cada mañana. ¿Quieres saber cómo distinguir a estos héroes? ¿Cómo convertirte en uno? Bien, lee despacio, porque estos son sus puntos en común:

___________________________________

PASOS PARA CONVERTIRSE EN HÉROE:

___________________________________

1) Para ellos el camino está lleno de sorpresas, de OPORTUNIDADES.

2) No niegan el miedo, sino que lo hacen su aliado para traspasar la frontera. Así es como lo vencen: pasando sobre él.

3) Cuando se adentran en el miedo y lo sobrepasan, viven un momento de incertidumbre.

4) Una vez establecidos en esa incertidumbre con comodidad (en serio, esto es posible), inician el cambio: buscan personas, amigos y proyectos que les animen, inspiren y apoyen. Desde esa fuerza, dan el primer paso.

5) Se marcan ideas, metas y sueños. Trazan un plan de “ataque”. Establecen tiempos de superación realistas. Van a por ellos.

6) Adquieren nuevos hábitos y conocimientos. Si necesitan herramientas nuevas, las buscan, las trabajan y las hacen suyas.

7) De este modo, finaliza su etapa de crisis, sus miedos quedan derrotados por la autoconfianza y el apoyo a sí mismos, salen de su zona de confort y vuelven de nuevo a establecerse en su modus operandi cotidiano, pero ya con más experiencia. Y, sin duda, más felices.

Lo bonito, lo realmente bello, es que aprendas a convivir con las pruebas de vida: despidos, rupturas de pareja, pérdidas de seres queridos, fracasos, nuevos destinos y retos, desapegos… Ese es el superpoder: supervivir. Porque la vida puede ser súper sin capas ni espadas, sólo con la actitud de sonreírle con dulzura a aquello o aquellos que vibren con desgana.

La fórmula siempre seguirá siendo la misma: n+1. Y tú tienes todas las respuestas en lo más profundo de tu corazón. Aprende a escucharlo.

Recomendamos:

DOCE GESTOS PARA SER FELIZ

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s