Antes molabas

Todo lo que nace, pasado un tiempo, se suspende en el aire buscando nuevas rutas. Y sólo un suspiro, una brisa suave, un soplido (ffffffffh…) puede cambiar el rumbo…

 

Cuánto te he observado…

Me gustaba tu forma de reírte del mundo y, a tu aire, recolocarlo a tus pies. Me gustaba cómo te soltabas el pelo mirándome de reojo. Me gustaban tus pies fríos buscando los míos bajo la colcha.

Me gustaban las guerras del almohadas, las guerras de paz y las guerras sin bombas que anunciaban un nuevo fin de semana.

Me gustaba desgranar contigo los días y engordar las horas. Me gustaba perderme,… mis dedos en tu pelo. Me gustaba cómo brillaban tus ojos después de reventar el llanto…

Me gustaban tus grititos cuando algo salía bien. Tu frente arrugada cuando sucedía lo contrario. Me gustaba gustarte, que me quisieras y me lo dijeras con las pupilas abiertas en canal.

Me gustaba arremolinarme en tu ombligo (recuerdo que me gustaba mucho). Me gustaba acariciarte las mejillas mientras preparaba la comida. Y tomar el sol en pleno invierno en la terraza.

Me gustaban los mensajes de madrugada y las madrugadas sin mensaje. Sólo tu voz… Me gustaba particularmente el modo en que caminabas cuando no ibas a ninguna parte.

Me gustaba la serenidad con que apartabas el desprecio. A veces, hasta tu egoísmo me gustaba. Me gustaba la magia que aún desprendes. Y los lotes de oro en forma de besos en mi espalda.

Me gustaba soñar contigo despierta. Me gustaba despertarte para desayunar. Me gustaba desayunarte cada mañana. Me gustaban las mañanas cuando no estabas en casa porque era un regalo echarte de más…

Me gustaban las ideas absurdas cualquier tarde. Me gustaba tu colección de gorros de lana. Me gustaba cogértelos prestados, tenerte algo más cerca hasta volver a casa…

Me gustaban las leyendas de pasión en casa. Me gustabas cuando no decías nada, rumiando un soliloquio. Me gustaba ese punto de locura que a ratos te salvaba.

Tu bondad, tu riqueza, tu “pellizco” me gustaba. Llegué a amar hasta tu melancolía, la que un día se coló entre las grietas del muro que habías fabricado solo. Sin consulta. A tu antojo.

No me gustó cuando me dejaste fuera de todo lo que me gustaba.

 

 

 

Si estás suspendido en el aire, dispuesto a lanzar ese siguiente suspiro, ese soplido sordo, piensa antes un deseo. Lo que de verdad importa. Lo que te llevarás a viejo. Aquello que te dije siempre…

Porque tú antes molabas… Y supongo que yo, también.

 

7 Respuestas a “Antes molabas

  1. Gracias por esa imagen que me has ido creando mientras leía tu respuesta, Diego. Así es más fácil poner bufandas al invierno que se acerca y tiritas a los corazones que puedan llegar a leer esta entrada. Cuando conseguimos ver las cicatrices sin que duelan, sino recordando quién las dejó ahí y sonriendo… Cuando nos quedamos con el espíritu combativo de unas ganas de seguir creciendo… ¡Buah! Entonces ya tenemos de nuevo todo un mundo por delante.

    Gracias por venir, ver y quedarte. 🙂

    Me gusta

  2. Gracias por un momento de calorcito junto a la chimenea.

    De pequeño volviendo de visitar a una tía segunda a quien le habían roto el corazón… inocente de mi, le pregunte a mi madre como se le ponían tiritas al corazón… Ella se quedo ojiplatica.

    Ya de mayor he descubierto que la heridas en el corazón se curan igual que todas las demás: “déjala al aire y que le de el sol” jijijiji

    Una persona capaz de ver la vida como tu la ves, siempre sabrá donde mirar. Otra vez gracias, Diego.

    Me gusta

  3. La vida es cambio. Lo que pasa es que a veces esos cambios no nos gustan un pelo. Aunque cuando a uno le da por mirar esas cicatrices desde lejos al final se da cuenta de que curan más que dañan. ¡Besotes, Almu!

    Me gusta

  4. Grande como una nube cargada de agua,como un cielo repleto de Sol, como la libertad del del fugado, en estos dias donde las mascaras de mas de uno se estan despojando como si tuvieran las gomas quemadas por la erosion de la corrupcion desmedida y con la tristeza de un accidente tan severo como el de Cieza nos queda mirar hacia delante con la certeza de que un dia bueno lo tiene cualquiera y hoy sera seguro….

    Me gusta

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s