Consejos para desearte (más)…

“Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí.”
— Frida Kahlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Grande Frida, ¿verdad? No me cabe duda. Nos faltan frases como esas en nuestro andar diario. Hemos perdido de tal manera la capacidad de sorpresa que no tenemos el talento de enamorarnos de nada ni de nadie. Vivimos con tanto miedo a ser vulnerables que ponemos tapones a los sentimientos, no vaya a ser que volvamos a hacernos daño. O no estemos a la altura. O nos reste tiempo para eso que ahora tenemos entre manos. Es pereza: siempre hay pereza a poner de nuestra parte sin ver los resultados inmediatos.

No te voy a descubrir nada nuevo si te digo que vivimos cada vez más deprisa. Que los días son una gymkana donde no dejamos de hacer cosas, gestionar problemas y generar estrés. Hay tanto disponible que siempre queremos algo nuevo: la cultura de la inmediatez es bastante burda.

Del mismo modo, hemos empezado a vivir las relaciones con los demás: rápidas, buscando un beneficio, el quid pro cuo porque sí o sí. Es triste, pero es un hecho. Queremos una fama efímera constante, que el ego se hinche como un globo y toparnos con más o menos seguidores en nuestras redes sociales. Estamos enganchados a la era de la comunicación que, paradógicamente, nos incomunica con quienes tenemos al lado… Nos hemos acostumbrado a que todo tenga fecha de caducidad, al punto que nos cansamos pronto para poder tener la adrenalina intacta en buscar algo nuevo. Que visto desde fuera esto puede parecer excitante. Objetos, relaciones y sexo: todo en el mismo saco de un “veni, vidi, vici” con el que acumulamos cada vez más.

Esto se ha vuelto en contra sobre todo en las relaciones de dos. Haberlas háylas, pero son pocas las personas que apuesten ya por alguien y lo hagan despacito, con mimo, con dulzura. Pocas las que no se dedican a evaluar y colocar en una balanza los pros y contras de alguien creando ecuaciones imposibles. O que no lleguen a aburrirse y tiren del cansancio como regla emocional para dejar que las grietas aparezcan sin las ganas de hacer nada.

A mi me produce una profunda tristeza pensar que no seamos capaces de recolocar los valores, de crecer juntos… Me niego cabezonamente a creer en ello.

Quizás, también, es algo tabú aún hoy en nuestros días, pero la inmediatez de todo se ha colado de manera salvaje en lo sexual. Y mira que es bello dejarse acariciar, besar o lamer durante minutos… La eternidad creo que se esconde justo en esos instantes… Hay cansancio sexual. Pero, afortundamente, también hay opciones de remendar todo esto.

Si quieres, si deseas. Si amas. Si apuestas… esto es tuyo.

seuccion ritavestidonegro

CONSEJOS CONTRA EL CANSANCIO SEXUAL

Parte de la base que sólo puedes vivir este instante. Este momento. Ahora. Te lo digo porque siempre se nos olvida, no porque los “gurús” no se cansen de repetirlo. Por tanto cada relación hay que cuidarla desde este mismo momento. Puede que sea la primera vez que tengas a esa persona en frente (lo cual es muy motivador); también puede que sea la última (y esto debería ser para ti aún más importante). Recuerda que lo único que no cambia es aquello que está muerto, así que no pierdas de vista la idea básica de que un cuerpo, una relación, una situación varía cada día.

1. DESPIERTA ZONAS ERÓGENAS

Nuestra pareja puede ser alguien diferente cada día. No des nunca nada por sentado. (Re)Descubrir así es increíble, créeme. ¿Alguna vez te has preguntado si la otra persona HOY necesita un contacto suave y sólo caricias? Quizás mañana desee algo más explícito… Bendito enigma y bendita aventura.

Ejercicio:

En una hoja en blanco ambos dibujáis el cuerpo del otro por delante y por detrás (la idea es que se represente el cuerpo, así que no te apures si lo tuyo no es el dibujo). Señalad con diferentes colores las que consideráis las zonas más erógenas del otro. Intercambiáis los dibujos y vuestra pareja corregirá (o no) y agregará las que siente como sus propias zonas de placer. Comparad y HABLAD estas percepciones. En el próximo encuentro, llevad a la práctica estos nuevos descubrimientos.

 

2. CONECTA

La palabra SEXO proviene de sex (seis), que es la suma de los tres centros esenciales del hombre (instintivo-sexual, emocional y mental-espiritual) con los tres de la mujer. Cada uno tiene una función y es importante que el acto sexual se experimente desde cada uno de ellos, porque esta integración te hará salir de la rutina. No es sólo genital, ni emocional, ni pasional, ni tan siquiera un acto de amor y ya. Es algo que engloba cada aspecto. Aunque, repito, como nos estamos abriendo al asombro, cada encuentro será algo nuevo y podrá tener un poco más de peso alguno de los centros.

Ejercicio:

¿Cuánto tiempo hace que no os dais un masaje mutuamente? Con el corazón en la mano, admito que es una de las cosas que más me gusta hacer… ¡Es tan sexy! Resulta genial y enriquecedor ver cómo la otra persona se deja llevar y se relaja. ¡Eso sí que es un regalo! Recomiendo que empieces con tu pareja tumbada boca abajo, e inicies el proceso con caricias muy suaves que vayan desde los pies, recorriendo con mucho cuidado todo el cuerpo, hasta llegar a la cabeza. Después, pídele que se dé la vuelta y sigue desde la coronilla el recorrido inverso, hacia abajo. Confío en que puedas resistir a la tentación, porque eso es lo que lo hace verdaderamente ERÓTICO.

P.D.: Cuida la música y la iluminación.

 

3. VIGILA EL RITMO.

Recuerda que te decía que SIEMPRE vamos muy deprisa. Provoca que este momento sea el de dedicártelo y dedicárselo. Te lo mereces y se lo merece. ¿No crees? Para salir de lo “siempre lo mismo” hay que variar. Y en los ritmos esto es un regalo. En la misma naturaleza hay cambios y ciclos. Y le son necesarios. ¿Por qué tú vas a ser distint@? Hay una máxima que dice que “en la variedad está el gusto” pero eso necesariamente no significa que tengas que cambiar de compañero. Si bailas con los ritmos podrás llegar a un grado de excitación tan alto que te verás justo en ese punto de “no retorno”. Si sabes identificarlo, genial, porque cuando llegues a él podrás disminuir tu excitación y empezar de nuevo desde un nivel inferior. Jugar en la cama, ¡qué liberación!

Ejercicio:

No pasa nada si no lo has hecho nunca antes y te sientes torpe. Cualquier (y repito, cualquier) caricia será bienvenida. Especialmente en las zonas erógenas. Varía su ritmo y su intensidad. Puedes pasar de un sexo salvaje a quedaros profundamente abrazados. Aquí la creatividad es sólo vuestra. Cambiad de posturas. Susurraros al oído. Coged la mano del otro y marcad vuestros patrones. Sin miedo. Sin prisas. Es vuestra obra maestra. =)

 

4. LOS MEJORES CUENTOS PARA NO DORMIR

En el sexo, las palabras y las imágenes son sexys, excitan. Ten en cuenta de todos modos que hay que ser conscientes de que nuestros cerebros sexuales funcionan diferentes: las mujeres nos excitamos (más) con lo que leemos y los hombres, con lo que ven. Muchos libros eróticos son atemporales.

Ejercicio:

 

5. INGREDIENTES EXTRA

Te sorprendería saber que muchos hombres y mujeres tienen una seguridad en sí mismos tan frágil que se rompe con mucha más facilidad de la que imaginas. Por otro lado, suele olvidársenos o damos por hecho que nuestra pareja estará ahí: porque hay amor. Pero a veces quererse no es suficiente. El amor cuesta, y hay que trabajárselo todos los días. La confianza y el respeto tienden a perderse cuando tenemos mucho trabajo, llega un bebé, no tenemos nuestros propios espacios o jardines secretos, surgen los celos, nos falla la autoestima y un largo etc. Así que tenemos tarea por delante. Y lo más curioso es que dejamos de hacer el ejercicio que propongo a continuación porque nos parece ridículo. Una ñoñería. Querid@s: no hay nada más útil que decirle a la otra persona que te importa. Que te gusta. La belleza es eso. No escatimes en demostrárselo.

Ejercicio:

  • No criticar a nuestra pareja, ni a sus espaldas ni (mucho menos) delante de otras personas.
  • Nunca tienes que mentirle.
  • No hay que desoír lo que te propone.
  • Abrázale (¡¡siempre que puedas!!)
  • Apoyarle en el trabajo, en su tiempo libre, en la salud. Respetar los espacios individuales.
  • Tócale, acaríciale cuando esté haciendo cosas del día a día.
  • Mírale a los ojos.
  • Sonríele (porque sí) de vez en cuando.
  • SIEMPRE, da las gracias por las cosas que hace tu pareja.
  • De vez en cuando, sorpréndele y dile alguna característica que te gusta de él o ella.

 

Cierro este post por hoy. Y lo hago con una frase de Walt Whitman que espero que se convierta de cabecera en tu día a día: “Lo insignificante es tan importante como todo lo demás”. Qué bien dicho. Ale, a quererse, amarse y desearse.

seducción-3

4 Respuestas a “Consejos para desearte (más)…

  1. Lo veo como lo que es: que todo es cambio, que nada permanece estático… Ni tan siquiera los fósiles, que algún día alguien descubre y sirven para contar las historias de lo que pasó tiempo ha. Lo veo como que somos inquietos, que esa es nuestra Naturaleza. Que crear y creer no es lo mismo, pero se diferencian muy poco. Y que esa información la descubrí también hace tiempo y me dejó eternamente fascinada. ¿No crees que es maravilloso poder afirmar con rigor que la gente SÍ cambia? Aunque sólo sea a nivel físico…

    Me gusta

  2. Me estoy leyendo un libro sobre el poder de la mente subconsciente, y me pareció muy curioso el siguiente dato: “Los científicos informan que usted construye un nuevo cuerpo cada once meses; así usted sólo tiene, en forma permanente once meses de edad desde el punto de vista físico.” Nunca hubiese imaginado tener un nuevo cuerpo cada 11 meses. Eso quiere decir que somos siempre jóvenes, no? que cada año estrenamos ojos, manos, vísceras, corazón, piel…. Me pregunto si eso también puede influir en la manera de sentir. Si tienes piel nueva, sientes diferente cada vez? Tú cómo lo ves Rocío? 😉

    Me gusta

  3. Buen año! Yo no hago mas que preguntarme de donde has salido?.. Hay mas como tú de donde vienes? Y si no hay compártete con el mundo lo mas que puedas… porque te necesitamos.
    Eres un corazón con patas, y un corazón valiente.

    Me gusta

  4. Lo primero, feliz año. Totalmente de acuerdo, las prisas por conseguir la meta, el objetivo, no nos deja disfrutar de lo realmente maravilloso, el trayecto, los momentos en que todo se gesta poco a poco. Esto es extensible a cualquier faceta de la vida, centrado en las relaciones, me refiero a esa mirada profunda, ese beso sensual, esa caricia lenta, extremadamente excitante. El ritmo de nuestro día a día, no nos deja, exprimir nuestros 5 sentidos, con lo bonito y erótico que es escuchar la respiración acelerada, sentir la contracción de cada uno de sus músculos, saborear su piel húmeda, observar cada gesto de placer, y apreciar el olor a pasión y amor. Merece la pena, de vez en cuando, pararse y deleitarse con esos “pequeños placeres”.

    Me gusta

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s