Y ahora

12366216_10208297078804221_4238578336406347089_n

En X., a diciembre de 2015

 

He visto pasar mucho delante de mis ojos. No es que tenga la experiencia anciana, pero la vida ha querido echarme el tarot para que viera las cartas. Las mías. Las que me correspondían en este momento y este lugar.

Es curioso lo que una aprende leyendo a otros. Escuchando fuera de las paredes del confort. Suele ocurrir que echamos el candado al complot en el que nos apalancamos para que no se nos escapen muchas cosas de las manos.  Pero a veces esa información extra nos llega y tenemos que pasarla por los filtros que dispongamos.

En estos años he aprendido rápido y confuso. También largo y tendido. Pero he aprendido. Este mundo tiene varias tallas y tú decides dónde te ajustas el traje y el talle.

Aprendí al poco que hay leyes y embudos por los que es mejor no pasar. Que las claves de éxito no brillan porque gran parte de ellas están más allá de los mapas. Que hay compañeros que son los tesoros. Que hay jefes monedas de cambio. Que quienes te escuchan te dan la vida… aunque, las menos, también te la quitan.

 

Este mundo tiene varias tallas y tú decides dónde te ajustas el traje y el talle.

 

Que se pueden hacer violines con trompetas si el guión no se ajusta y la verdad cambia. Que la luz roja no tiene por qué asociarse a un burdel. Que quienes te escuchan lo hacen porque quieren, y tienen todo el derecho a opinar, dudar, amar u odiarte. Que lo bonito de este oficio es esa libertad. Que la cercanía que proyectas puede generar ideas confusas en otros y que hay mundos paralelos que otros se fabrican tras tus palabras. Que la mayoría de las veces hacer radio es terapia, sobre todo para ti. 

Que los deseos no tienen que llenar tu saca, sino tu coraje. Que es el corazón lo que hay que poner en los labios, no las medallas. Que cada maestrillo tiene su librillo y que toda esa biblioteca es válida aunque para gustos, colores.

Que gustar… no es eterno. Y que hablar… necesita de silencios. 

Que los enemigos llegan solos y la verdad siempre va por delante. Que hay lágrimas de impotencia, pero las más son de alegría. Que llegas a amar tu trabajo como el aire que respiras. Y que a veces, sólo a veces, hay que decirse adiós.

 

Es el corazón lo que hay que poner en los labios, no las medallas.

 

Antes de los veinte ya estaba delante de un micrófono. Son muchos los nombres que llevo detrás de mi experiencia. Algunos, no muchos, aún me tienden la mano. Otras y otros saltaron por otros caminos. Con más suerte o más acierto, elegí lo que creía que era mío. Soy humana y en estos años posiblemente habré dañado a unos pocos. A mi también me clavaron uñas y dientes y me dejaron la piel tiritando. Los errores son las puertas que te abren la brecha. Y de esa brecha es de la que supura la humildad, el perdón y las cosas bien hechas.

Ahora, cuando huelo 2016 tan cerca, hay una fecha que se me aferra. El punto de inflexión llegará un 11 de enero. Y me tocará quitarme el sombrero, tirar de reverencia y decirle a lo nuevo: “¡hola!”. Porque uno siempre sabe cuándo se apaga lo viejo… Es lo tentador de las faldas y a lo loco. Si la niña bonita del 15 me ha puesto a prueba es porque sabe que me juego la matrícula de honor. Y cuando juego, juego.

Echaré de menos los nervios al volante del micrófono. Los besos de cada mañana… o cada tarde.

Pero sólo es a ti a quien echaré de más. A ti, que me llevas en volandas allá por donde pisas. Déjame que te acompañe ahora de otro modo. Y dame tiempo para explicarme.

En serio: sólo me aclimato y vuelvo. Y lo haré reinventada. Espérame, que ahora es cuando llega lo bueno…

23 Respuestas a “Y ahora

  1. Todo cambia menos el cambio mismo. De la vuelta a casa hasta las mañanas de Kiss, siempre una voz lleno de vida en mi coche, en mi trabajo. Pero las cosas no dura para siempre y cada alfa tiene su omega. Deseo que la paz te llena, la suerte te acampana, y la felicidad sera tu sombra en todo que haces. Cuando vuelves, los personas que a disfrutado este años contigo estará ahí para viajar contigo en tu fiel Delorean a destinos nuevos! Mientras tantos, pues lo digo en mi lengua nativo…May the joy you bring to others reflect back to you in all you do!

    Me gusta

  2. Xavier Roig, Desde Ibiza.. ayer supe que no ibas a estar ahí con ese beso que no se como ni cuando, llega.. desde esta isla donde las olas espumosas traen el eco cálido de tu voz y esa sonrisa que se adivina yo desde mi humilde retiro en una soledad convencida te deseo lo mejor y si está el volver a escucharte sea pues..no digamos que no a esa brisa de Poniente que es Rocío Moreno, desde mi playa tuyo ..Xavier . Salud y Força…

    Me gusta

  3. Hola Rocío, me he enterado en tu despedida de hoy de que mañana es tu último día …. He empezado a buscar por la web información para saber a dónde te vas y he descubierto este blog. Sólo quería decirte que te echaré de menos, que eres mi preferida, que escucho kiss por ti. Mucha suerte! Espero poder escucharte pronto. Mantennos informados!!!!

    Me gusta

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s