El reto del ingenio

Pecamos de ingeniosos. Y lo hacemos sin saber muy bien qué vendrá después. 

 

Llevo treintaybastantes probando a respirar, algunos días con más ganas que otras, que para eso somos mortales. Nunca he calzado a nadie mis caprichos; no he sido santa, pero tampoco lo he buscado. He visto de lejos a quienes portaban bidones de gasolina, creyendo que no se atreverían a prender la mecha sostenida en el miedo. He descubierto que haciendo suposiciones no soy precisamente un hacha. Y, lógicamente, me han calcinado más de una vez.

Ahora sé que algunos en vez de con huesos, se sustentan de sus lenguas llenas de grasa y estiércol. He sufrido en mi autoestima que alguien no vea más allá de ti, que circule a toda prisa en esas autopistas melladas de obsesión; que crea ciegamente que te mueves por, para y hasta esa persona. Los latigazos de los de su calaña duelen lo suficiente como para llegar a perdonarles porque, más allá de sus creencias, no saben lo que hacen. De entre todos, quienes más dañan son los se mueven (sólo) por sus instintos, desordenando tu vida porque sí y atentando con esas armas blancas que son las palabras. Hieren porque les apetece y porque tú no te ofreces a ser su carnaza. Siguen pinchando la herida con saña e inútilmente. Semanas, meses, años. Aunque les hayas alejado de tu camino… desean seguir creyendo en lo que no existe. Por mucho que las midas, tus frases siempre caerán sobre la corona de espinas que ellos se calan hasta las sienes. Justifican así poder calzarse la etiqueta de víctima, hacer un boomerang con tu voluntad, desahogarse sin que tú des crédito y tacharte (como poco) de malnacido.

Malnacido.

Qué palabra tan errada, tan vacía y tan necia.

Porque, ¡oigan!, todos nacemos para bien, le pese a quien le pese. Aunque ese bien no tenga nada que ver con el tuyo. Y haya quien se crea con derecho a campar por unas anchas que no son suyas. Supongo que ese es el crédito que pagan quienes se aman de manera odiosa. La ignorancia también lastima.

Muchas veces he topado con Barbies Glotonas buscando pelotas mentales con las que jugar: “ahora sí”, “ahora no”. Hablan de sus vidas sin tapujos, desmenuzando las cabezas cortadas a las que proclamaron antes un poco de amor. Porque hay amores a billeteras. Igual que amores de barra. Y amores que nunca creyeron en el amor.  Aunque no sé hasta qué punto es respetuoso hablar de amor con historias que no se dibujan con dos partes…

enjoy_the_silence_by_aquasixio-d72js0b

No quiero que esta entrada empañe la filosofía para tener un buen día. Todo lo contrario: busco tu reacción. El ingenio viene cargado de inocencia, por eso quienes no tienen ninguna de las dos cosas lanzan bombas mentales a los que han nacido con ellas. Imagina si tienen la suerte de que explota. Un nuevo soñador, al destierro. Pero a estas alturas de la historia, considero que vamos sobrados de ostracismo creativo y déficit de genios. Por lo que propongo que pongamos algo de cordura. Los creadores de lo que está a punto de venir ya están reventando en sus venas las ideas de lo que nos mantendrá mañana. El ingenioso es el ser más poderoso sobre la faz de la tierra, porque tiene la inteligencia suficiente como para mantener la humildad ahí arriba. Y sabe repartir las semillas justo en el lugar donde crecerá lo que nos desarrolle a todos los demás.

El ingenioso es un estratega, pero no lo sabe. El ingenioso es un faro y le gusta el riesgo. El ingenioso es una raza tan potencialmente hermosa que otros la desean en peligro de extinción. Por eso le arruinan. Por eso le paran. Por eso le hacen creer que es precario. Los vacíos de médula quieren hacerlo suyo; aún no quieren entender que ellos también aspiran a serlo.  Lanzando su control a otro lado. Parando en seco el chantaje emocional. Dejando de inventarse fallos y probando a reinventarse a sí mismos.

Hay espacio para todo, para todos. Hay espacio para respirar. Para los retos y los cambios. Sólo es necesario que a los duros de mollera les dé por dejar de estrangular…

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s