MI BIEN MÁS PRECIADO



Te diría todo lo que sé.

No haría nada mío.

Y seguiría estando plena, porque mi redondez se hace tuya.



Se hace tuya por mi propia cadencia

que crece porque es cúbica:

siente, quiere y padece

con la misma intensidad que vive, reza y ama.

Como el título de la película.

La que no vi ni habré visto en años.



De película los gestos felinos

que me diste, rumiando tu propia falta.

La ausencia de ti que ahora me tiene

en la sala de espera de mi yo mejor,

mi yo futuro,

mi yo contigo.



La vida te habla,

lo hace con ternura,

buscando la resolución como quien busca gobierno.

La fibra gris colocada en tus gafas

haciéndose cargo de lo que no es suyo.



Los candados son para abrirse

y liberar el peso que se arquea por lo que está enfermo.

Te habría abrazado siempre,

y aún lo hago.

Por mí no hay problema

porque ahora llega lo mejor.



Vamos a tirar los manuales a las cloacas

y a entornar los ojos para enfocarlos lejos:

tu yo futuro,

tu yo conmigo,

tu yo mejor.



Disparando de nuevo tiros sin balas,

besos con alas,

con más facilidad que nunca…

Porque, por fortuna, el Sol sigue en su sitio.

Y el mundo gira.

Y todo habla en un lenguaje que entendimos desde el principio.



Porque cada páramo que bordea la ciudad lo hace con tu nombre.

Porque permaneces en pie.

Porque la decepción no existe,

existe la cura.

Por completo.

Desde que viniste.

Y llegaste.

Para quedarte…




… para siempre. 

4 Respuestas a “MI BIEN MÁS PRECIADO

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s