RADIANTE

 

Lo estás.

No hay más que mirarte.



Te veo radiante, aunque no sepas que lo estás. Porque uno nace radiante o muere expectante. Y tú has venido a quitarle las pegatinas a las fronteras. A poner tréboles al desayuno y tiempo en las manillas del reloj. Has venido para evitar que la acción vaya en el sentido contrario.

De vez en cuando la mente divaga y se queda enganchada en tonterías.  Es como la licencia que, de un pellizco, nos saca el corazón a cañonazos. Una licencia peligrosa que nos lleva a rastras sin decirnos dónde. Con el pensamiento grasiento. Sin prudencia. Es más: sin nada. Nada de nada. Y nos convence del vacío. El cero. El caos.



Sin embargo, puede surgir la gran pregunta después de la gran pausa…

Sí…

Menos mal que también nos da por mirar allí lejos. Al horizonte. Al infinito. Cerrando los ojos, como escribía Kundera, se puede conseguir todo. Porque las pistas para hacerlo ya nos las han dado antes.

Las pequeñas cosas de siempre marcan la diferencia. Esa que al final nos define. Y no por lo que somos, sino por quiénes somos en los demás. Por ese pedacito que acaba sembrando una creatividad repentina en otros.

Aunque tengamos líneas maestras, al final nos definimos por cómo calamos en lo ajeno.

O eso quiero creer.

Porque me gusta creer… y no dejar nada en el olvido.



Estás radiante.

Porque no pasas inadvertido.

Porque eres diminuto.

Y eres inmenso.

Porque mucho antes llegar, ya estabas. Estabas en cada risa que no provocaste y en cada beso que no te di. Descubriendo mi piel para tatuarle un nombre que desconocía. Estabas mientras yo iba dejando huellas en mitad de ninguna parte.

Estabas siempre. Esperando al momento en que tocaría ganar o ganar. La multitud no es excusa cuando sabes qué puedes considerar tu casa.

Estas radiante, y esa sensación de vacío se desvanece…



Estás radiante porque has dejado que la vida por fin se exprese.

Una respuesta a “RADIANTE

  1. Radiante llega una vez al corazón pues nos identificamos con mucho de lo que dice Y para bien o para mal qué cierto es que lo que somos en buena medida en la vida realmente viene dado por cómo calamos en los demás !!

    Me gusta

Deja tus "buenos días"

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s